Sindicalismo

“La importancia de estar sindicalizado”. Cuando uno tiene todo, generalmente no valora lo que tiene.  Eso pasa muchas veces con los trabajadores sindicalizados en Chile, sobre todo cuando todavía impera en nuestro país una cultura antisindical generalizada.

En Chile, sin el sindicalismo no existiría ni el Código del Trabajo, ni ninguno de los derechos o beneficios que se dan por descontados, pero que fueron logrados después de largas y sacrificadas luchas sindicales.  El primer Código del Trabajo de Chile nace en 1925, luego de fuertes y masivas movilizaciones sindicales ocurridas durante el primer cuarto del siglo XX.  Las leyes laborales posteriores, que culminan con el actual Código del Trabajo, son fruto de la lucha sindical y de las concesiones que los empresarios han tenido que dar a través del parlamento, para mantener la paz social.

La Doctrina Laboral Italiana define al Sindicato, como el Carabineri de la Empresa (El policía dentro de la empresa).  El Sindicato es el que fiscaliza permanente que la empresa cumpla con las leyes y los contratos individuales y colectivos.  Cuando en las empresas no hay sindicatos o estos son muy débiles, los empleadores no cumplen con dichas normas, ya que no hay policía que los vigile.

Especial importancia tienen los sindicatos a la hora de fijar las remuneraciones de los trabajadores y sus condiciones de trabajo, a través de contratos o convenios colectivos.  Si no hubiera sindicatos, los trabajadores recibirían las remuneraciones y condiciones de trabajo que la empresa quisiera darles, que serían las peores posibles, ya que para la empresa la mano de obra es un costo más y mientras más bajo el costo, más exitoso es el negocio.  Mientras más trabajadores militen activamente en los sindicatos, mayor es la capacidad negociadora de los trabajadores ante la empresa y mejoran las posibilidades de mejorar los salarios y las condiciones de trabajo.

Pero no basta con fijar las reglas del juego considerando los intereses de los trabajadores, sino que es mucho más importante, mantenerse en el sindicato para que la empresa sepa que el sindicato tiene las fuerzas suficientes para obligarla a cumplir con lo pactado.

Otra importancia de los sindicatos, dice relación con la estabilidad en el empleo y justicia al momento del despido.  Los sindicatos, como “policía dentro de la empresa”, se preocupan por la estabilidad en el empleo de sus socios y porque los despidos se ajusten a las leyes sobre despido.  Muchas veces las empresas incentivan la desafiliación sindical y una vez que no queda sindicato, despiden a todos los trabajadores y ya es muy tarde para volver a formar el sindicato.

En Chile, un país donde el Estado no otorga ningún beneficio directo a los trabajadores, la importancia del sindicato es aún mayor, ya que es la única herramienta de defensa de intereses del trabajador; es la única institución que le permite al trabajador una mejor distribución del ingreso nacional, a través de la negociación colectiva y es la única protección frente a los procesos de despido masivo o de lesión de los intereses de los trabajadores.

Muchas veces las empresas ofrecen a los trabajadores mejores condiciones laborales, a cambio de su renuncia al sindicato.  Ello es de por sí sospechoso, ya que el trabajador queda totalmente indefenso y vulnerable. Además, la experiencia y la historia, muestran que siempre termina perdiendo el trabajador que renuncia al sindicato, porque cuando tiene problemas, ya es demasiado tarde y no tiene quién lo proteja.

José Tomás Peralta Martínez, Defensoría Laboral Peralta & Asociados