Sin categoría

Codelco amonesta a ejecutivo por acoso laboral

Mediante una carta de amonestación escrita, el Gerente General de la División Salvador, Juan Carlos Avendaño, reconoce el acoso laboral ejercido por el Gerente de Recursos Mineros y Desarrollo, Ricardo Miranda; determinación que coincide con los resultados de la investigación realizada por la Dirección del Trabajo, a raíz de una denuncia del Sindicato de Supervisores y Profesionales de la división, pero que no se condice con la defensa que sigue sosteniendo la empresa en el juicio que cuestiona por la misma causa al ejecutivo.

Al consultar a Rodrigo González, presidente del sindicato, sus apreciaciones respecto a esta resolución versus la defensa que está llevando a cabo la empresa en el Juzgado de Letras de Diego de Almagro, el dirigente es enfático en señalar que le parece contradictoria. “Es extraño por llamarlo menos. Acá hubo denuncias formales por canales establecidos como Etichs Point, que al igual que las cartas que enviamos a la administración e incluso al Directorio, no tuvieron respuestas concretas jamás. Ni siquiera fueron transparentados los resultados de las supuestas investigaciones que se realizaron, lo que nos parece casi tan insólito como la defensa que mantiene hoy la empresa, contra quien fue amonestado por los mismos cargos que se niegan en el proceso judicial que se lleva a cabo”, cuenta el dirigente.

Para el representante del estamento supervisor, ninguna meta productiva y ni siquiera el mal desempeño del trabajador, pueden justificar un trato hostil, vejatorio, o de vulneración de derechos. “No podemos entender el porqué de esta actitud tan permisiva con quien ha vulnerado permanentemente el valor N° 1 de Codelco, que es el respeto a la vida y a la dignidad de las personas. No exageramos si hablamos de blindaje al ver cómo se protege a quien ha sido denunciado por temas tan sensibles como el acoso laboral o el conflicto de interés”, menciona González, haciendo alusión a una denuncia presentada en el 2016 a la administración de la División, referente a Asignaciones Directas y a manejo de Licitaciones Privadas en las que está involucrado de manera directa el mencionado ejecutivo. “Son exactamente los mismos temas que ha levantado hoy el Contralor, y las respuestas de Codelco a esta institución fiscalizadora, son otra de las coincidencias que encontramos, ya que tal como está desestimando a la Contraloría General de la República, lo hizo con las denuncias de nuestro sindicato, que se entramparon en una investigación manejada, misteriosamente, bajo reserva, y cuyos resultados se han negado persistentemente a la institución”, agrega el presidente.

Sumando ambas causas, para la directiva sindical resulta insostenible y condescendiente la actitud que ha adoptado la empresa para defender obstinadamente a quien ha incurrido en faltas tan graves. Para los dirigentes, sumado a las pruebas que contienen sus denuncias, y las de la Inspección del Trabajo, el ejemplo más claro de blindaje, está en el reconocimiento que hace la División en la amonestación escrita, entregada el 31 de enero de 2017 al Gerente en cuestión. En ella la empresa señala en uno de sus párrafos lo siguiente: “se debe considerar como una falta grave a las obligaciones que impone el marco legal y a las cláusulas contenidas en su contrato individual de trabajo. De allí, al incurrir en las referidas conductas prohibidas, ha incumplido gravemente las obligaciones de su contrato de trabajo y las obligaciones tipificadas en los Artículos 33, N° 2, 6, 8, 13, 43 y; Artículo 34, N° 47, todos ellos del Reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad (RIOHS)”.

Al enfocarse en el Artículo 33, N° 43 del reglamento mencionado, queda en evidencia la gravedad de las faltas cometidas por el ejecutivo denunciado, y como éstas constituyen claramente vulneración de derechos fundamentales. Dicho numeral, establece que es obligación de todo trabajador: “Abstenerse de ejecutar cualquier acto contrario a la dignidad de las personas, que configuren conductas que constituyan agresión u hostigamiento reiterados, ejercidas en representación de su empleador, o en conjunto con otros trabajadores, en contra de otro u otros trabajadores o colaboradores, por cualquier medio que tenga como resultado para él o los afectados, su menoscabo, maltrato o humillación, o bien que amenace o perjudique su situación laboral o sus oportunidades de empleo, todo ello en conformidad a lo dispuesto en la Ley N° 20.607”.

“Nos parece increíble que la empresa esté destinando tantos recursos por la defensa en un juicio, de una causa que niega, pero que reconoce en su amonestación. Esta es una de las tantas contradicciones que nos hacen poner en duda a la actual administración, respecto al manejo que hace de las problemáticas, y a la desmedida protección que brinda a un ejecutivo que ha incurrido en reiteradas ocasiones a faltas graves y comprobadas”, sintetiza González.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s